Windows NT virtualizado con Hyper-V

Si anteriormente vimos la posibilidad de virtualizar un entorno antiguo con VMware, tambien es posible realizarlo con tecnología Hyper-v de Microsoft. Debemos tener en cuenta que no hay soporte para ratón desde la consola de Hyper-v, deberemos instalar acceso remoto adicional (UltraVNC por ejemplo).

Para la configuración de la conectividad de red, deberemos añadir un «Adaptador de red heredado» e instalar los drivers de red para la tarjeta «Intel 21140 based 10/100 mbps Ethernet Controller» indicando la ruta del driver (habitualmente «D:\i386\WNT40\NDIS40»). Si no disponemos en la máquina virtual de los archivos necesarios, podemos crear un fichero ISO con lo que necesitemos para insertarlo como unidad de CD desde Hyper-v

Una vez tengamos conectividad de red y acceso remoto, podemos facilitar la utilización instalando un driver de pantalla Universal VESA Windows NT para ampliar número de colores y resolución

Windows NT virtualizado en VMware

En ocasiones por limitaciones de presupuesto, disponibilidad de software, recursos… no es posible en la práctica real tener todos los sistemas actualizados como nos gustaría. Con estas premisas nos toca virtualizar un equipo obsoleto con nada más y nada menos que Windows NT, nos remontamos al año 1993! Aquí es donde la virtualización nos ayuda a dar una solución estable a varios problemas que nos podemos encontrar:

– Reutilización de dongles de seguridad con puerto paralelo (LPT1)
– Ejecución de código de programas para Win16

En nuestro caso concreto no era posible ejecutar el programa ni en Windows 2000, por lo que tuvimos que extraer los discos para crear un disco duro virtual a partir del físco. Una vez creada la máquina en nuestro entorno de virtualización pudimos empezar a actualizar Windows NT a la última versión disponible Service Pack 6a y los discos de instalación originales.

El siguiente paso tocaba mejorar el sistema de ficheros, desde FAT (no fat32) a NTFS dentro del entorno ya virtualizado y redimensionar las particiones originales de 2 GB, ciertamente la máquina NT se había comportado de forma más o menos estable (dentro de los esperable) todos estos años. La conversión desde el propio equipo con el comando:

convert C: /fs:ntfs


Después de un par de reinicios, ya teníamos una mejora necesaria. Aprovechamos para optimizar el funcionamiento, añadiendo un disco duro adicional al sistema para el archivo de paginación y ampliar la RAM hasta los 3 GB, más que suficiente en este caso. La máquina virtualizada en un entorno más estable y controlado empezada a notarse menos perezosa en sus inicios.

Ahora necesitábamos red, en VMware la instalación debía ser sencilla instalando los drivers y las herramientas de integración para el driver AMD PCNET Family Ethernet Adapter pero en este caso se torno algo más complicado al no encontrar los drivers en las fuentes que indica el fabricante. Tras varias pruebas con diferentes discos de instalación, encontramos 2 fuente fiables para los drivers:

– Driver de HP: SP1657
– Driver de IBM: 32p0067

En ambos casos hallamos los archivos que requeríamos para la instalación de la tarjeta de red, sin acudir a los CDs de Windos NT 4.0:

– amddlg.dll
– Amdpcn.sys
– Oemsetup.inf
– vmxnet.sys

Tras el obligado reinicio, ya disponíamos de conectividad de red a través del host:

Actualización: dependiendo de los requisitos tambien es posible virtualizar Windows NT en Hyper-v