Almacenamiento en discos SSD desde 2010: SATA vs NVMe

Intel empezó a trabajar alrededor de las memorias flash desde 2007, no fue hasta 2011 cuando se publicó la versión 1.0 del protocolo y poco después su soporte en Linux. Como suele ser habitual, el destino inicial de los avances se dirigió al entorno empresarial y para 2013 Samsung ponía en venta el modelo XS1415.

Hasta 2015 Microsoft no lanzó una actualización para dar soporte nativo a este nuevo protocolo NVMe dentro de Windows 7 / 8, por su parte Apple lo incluyó este mismo año en OS X Yosemite y su iPhone 6S.

Han pasado 5 años y ahora si podemos afirmar que es una tecnología asequible (calidad/rendimiento/precio), la eliminación del cuello de botella que supone el acceso a disco se ha disminuido considerablemente.

Comparativa entre Samsung SSD 850/860 EVO SATA y 970 PRO NVMe

Estar a la última en tecnología supone un coste enorme, para seguramente quedar «obsoleto» en 6 meses; es necesario buscar el equilibrio entre presupuesto y prestaciones a la hora de realizar inversiones tanto personales como empresariales.

NVM Express

Con el avance del uso y abaratamiento de los discos de estado sólido, van apareciendo nuevas funcionalidades para aprovechar el máximo las capacidades de este tipo de almacenamiento no volátil. La eliminación de cuellos de botella es primordial en cualquier proceso, y con los discos SSD el bus SATA se queda limitado en cuanto a rendimiento.

La mejora AHCI (Advanced Host Controller Interface) introducida por Intel para el aprovechamiento de NCQ (Native Command Queuing), intercambio en caliente de dispositivos, mejoras en el arranque, rendimiento… funcionó como parche momentáneo.

Los discos de más alta gama ya utilizaban el bus PCI Express pero era necesario llegar a unas especificaciones estándar, simplificando su implementación para fabricantes de dispositivos y de sistemas operativos.

Con estas premisas llega NVM Express, soporte nativo en Windows 8.1 y Server 2012 R2, para Windows 7 y Server 2008 R2 mediante actualizaciones (KB2990941)

Las mejoras más interesantes para SSD:

– Reducción de latencia: menor tiempo de transmisión dentro del bus CAS / RAS / ATIVE / PRECHARGE
– Paralelismo: aprovecha la capacidad de acceso simultáneo, multihilo sin bloqueo
– Menor consumo energético
– Mayor número de operaciones entrada / salida por segundo (IOPS)
– Mayor velocidad de transferencia respecto a AHCI

Veremos poco a poco como van apareciendo más dispositivos capaces de aprovechar este nuevo protocolo bajo SATA Express y M.2