La política en España – Volúmen I

Es difícil definir que entendemos en España por política sin caer en tópicos, si pensábamos bien diremos que la palabra tiene su origen en la ciudades-estado, o polis, de la antigua Grecia, donde ciudadanos libres de nacimiento trabajaban por los intereses del individuo y los del estado de forma armónica (que bonito queda dicho así)

Si pensamos con resentimiento hacia la situación actual, nos viene a la cabeza corrupción, despilfarro, sobornos, adjudicaciones a dedo… pero esto es cíclico y como raza humana parece que nos encanta tropezar sobre la misma piedra, seremos realistas.

Actualmente se plantean medidas (independientemente de zurdos, diestros, oportunistas o mancos) que debieran ser aceptadas por la mayoría de ciudadanos no extremistas:

  1. Organización territorial: cualquier ciudadano en toda España debe tener los mismos derechos y deberes, muchos se olvidan de la coletilla de la segunda parte; por lo que si tan de moda esta el modelo territorial Alemán en forma de Länders, deberíamos tener en cuenta que en su constitución TODOS los estados federados (comunidades autónomas) tienen los mismos poderes y competencia; los artículos 70 a 74 de la Constitución Alemana definen cuales pertenecen a estado federal y cual a los estados federales.
  2. Educación mínima (de calidad a poder ser) para acceso a cargos públicos o experiencia suficientemente contrastada para ello, más todavía teniendo en cuenta que en España la educación es obligatoria, por lo menos la asistencia.
  3. Digitalización y simplificación de la administración de manera racional, facturación electrónica total, lucha contra el fraude real. Obligación de emisión de facturas y recepción a través de un sistema de registro central comunicado con Hacienda directamente. ¿No queremos acabar de verdad con la corrupción? ¿Por qué no se utilizan los medios técnicos?
  4. La dedicación no exclusiva a la política como forma de «vida», hay un modelo en Suiza llamado Político Miliciano, que no estaría nada mal poner en práctica, siempre que no se utilice para lucro en el ámbito privado. Establecer incompatibilidades de cargos y funciones.
  5. Racionalización de los gastos de entidades públicas: todos podemos tener ejemplos de primera mano, de familiares, amigos, conocidos… que trabajan de médicos, enfermeras, profesores, especialistas… ¿alguno de ellos ha comprado una simple tirita en su vida? Si todo es en base a necesidad de los pacientes, alumnos, etc, no costaría nada establecer un dispensario/botica como se hace en cualquier empresa racional que cuide de su material. Un mayor control del material en toda institución pública, en caso de urgencia obviamente debe hacerse posteriormente, pero no eximirse de su cumplimiento.
  6. Autónomos: sistema porcentual con mínimos para la cotización de seguridad social e impuestos. Una sociedad llena de pequeñas y medianas empresas favorece el crecimiento y mantenimiento de nuestra clase media.
  7. Justicia: supresión de figuras anacrónicas como los procuradores mediante sistemas digitales

Por desgracia para todos, cuando un partido gana unas elecciones intenta quedar bien con sus electores, igualmente que la oposición que para hacer nombre a su estado, se opondrá a todo lo que les haga quedar mal con los suyos. Una medida política puede ser buena o mala para toda la sociedad no solo para una parte. Si los que nos gobiernan y los que no nos gobiernan pensarán más en todos. menos en sus réditos electorales y mucho menos en sus sillones tendríamos algo desconocido en España: políticos.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.