Activación Windows Server Core 2016: evaluación a estandar

A través de la instalación mínima de Windows Server Core, al intentar instalar el número de serie aparece un error en la consola:

Error: 0xC004F069 On a computer running Microsoft Windows non-core edition, run ‘slui.exe 0x2a 0xC004F069’ to display the error text

En este caso, el comando slui no devuelve ningún dato en pantalla, es necesario conocer que versiones están disponibles con el comando:

DISM.exe /Online /Get-TargetEditions

Una vez tengamos disponible la versión correcta, podemos establecerla y añadir el número de serie:

DISM /online /Set-Edition:ServerStandardCor /ProductKey:XXXXX-XXXXX-XXXXX-XXXXX-XXXXX /AcceptEula

Puedes revisar después de reiniciar el estado de la licencia con el comando sconfig

Documentación online de Microsoft


VTC: La industria 4.0 del Taxi

Llegar a una gran ciudad y ver limitadas las opciones de movilidad, cualquier usuario con la necesidad de transporte se verá obligado a buscar otras alternativas, incluso descubrirá y añadirá en sus posibilidades futuras alguna que antes no habría tenido en cuenta.

El conflicto del Taxi contra las licencias VTC podría parecer que nos pilla de sorpresa, pero nada más allá de la verdad. Uno de los rasgos, e incomodidad, de ser humano: tropezar con la misma piedra.

Debemos situarnos en otra época, realmente no muy distante, para analizar otros adelantos tecnológicos que supusieron cambios; no solo en la forma de trabajar, sino tambien en la de vivir, relacionarnos, consumir…

Entrar en detalle en cada una de estas evoluciones es todo un desafío, pero no el objetivo de hoy.

En el siglo XVIII aparecieron los telares mecánicos, evolucionarían hasta llegar a ser automáticos… Por el camino, una tendencia en Inglaterra, denominada Ludismo, se esforzaba en destruir las nuevas máquinas que quitaban empleos, un ejemplo en España de este movimiento lo tendríamos con los Sucesos de Alcoy de 1821 y posteriormente con la huelga de 1855.

En 1831 Cyrus McCormick presentaba el primer modelo de cosechadora mecánica tirada por caballos, a la que seguirían empacadoras, trilladoras, sembradoras… todos estos avances se dieron a nivel mundial, con una más difícil globalización de la que vivimos hoy en día.

En los inicios del siglo XX, 1908, la producción en cadena, iniciada por Oldsmobile pero más reconocida por la evolución de Henry Ford, supuso la utilización masiva de automóviles de combustión interna en detrimento de tracción animal.

En 2006 las discográficas luchaban contra la distribución de música online, mientras poco años antes Blockbuster luchaba por sobrevivir en el negocio del alquiler de películas contra un emergente Netflix, empresa que inicialmente enviaba por correo postal y evolucionaría al poco conocido en la época “streaming”.

Volviendo a nuestros días, el conflicto planteado por el Taxi del que parte con ventaja: amparado por leyes, servicios exclusivos con paradas, carriles… contra empresas que han sabido ofrecer servicios añadidos de valor para el cliente final: aplicación móvil, posibilidad de puntuar al conductor, tarifa pre-establecida…

Imaginemos, como usuarios de estos servicios, que podemos disponer de ambos en igualdad de precio ¿Cuál escogería?

Si los taxistas quisieran acabar con las empresas que gestionan las licencias VTC, no tendrían más que igualar los servicios que les diferencian y son tan bien valorados por sus clientes.

Ahora bien, dentro de un futuro no muy lejano, ¿qué sucederá con la irrupción del coche autónomo?

En todos estos casos, como tantos otros, ha tenido lugar una evolución, una revolución industrial, un salto tecnológico… podemos llamarlo de diferentes formas y lo haremos de nuevo dentro de un tiempo.

A día de hoy podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que los telares automatizados no supusieron el fin de la industrial textil, ni la desaparición del trillo la del agrícola, ni la utilización de motor de gasolina la del transporte… la adaptación al cambio es importante, reconocerlo en nuestros días más difícil que mirando el pasado.

Las empresas que invierten en tecnología están un paso por delante de sus competidores, los pioneros pueden pecar de aventureros, para bien o para mal, pero no quedarán atrás a golpe de obsolescencia.

 

Foto: Spaarnestad Photo, via Nationaal Archief.

Aerohive Firmware error AP121 / AP141

HiveOS, el sistema operativo de Aerohive, ha sido pensado desde sus inicios con gestión remota para nube (aunque sea posible instalar un servidor local), el resto de fabricantes de dispositivos de red han seguido sus pasos posteriormente.

Las actualizaciones desde la consola principal Hivemanager NG son sencillas de aplicar a cualquier punto de acceso (tambien switchs y routers) con salida a internet, aunque en ocasiones puede no serlo.

El paso de firmware 6.5r4 a la versión 6.5r11 no es posible desde la consola habitual de actualización. Pese a reiniciar los equipos aparece el error:

"The CLI 'save image https://cloud-ie.aerohive.com:443/afs-webapp/hiveos/images/AP141-6.5r11.golden.img.S admin VHM-SDYGSGEX password *** basic no-prompt' execute failed, cause by: The Aerohive device was unable to save the image to flash memory. Reboot the Aerohive device and try again. If this problem persists, contact Aerohive Support."

Al parecer la sintaxis de los comandos enviados desde Hivemanager al AP se han actualizado no siendo válidos para estas versiones.

Como solución para estos saltos entre versiones, será necesario iniciar sesión en los APs via web (si no están habilitados será neceario resetear a valores de fabrica) utilizando las credenciales configuradas en la directiva (por defecto son admin/aerohive).

Una vez iniciada sesión via web en la IP del dispositivo, nos aparecerá la opción de cargar el firmware mediante fichero local.

Es recomendable después de la actualización, enviar una actualización completa de la configuración desde el panel Hivemanager.

 

Combinar archivos AVHDX en un único VHDX

Con equipos virtualizados mediante Hyper-V es posible realizar instántaneas / puntos de control / checkpoints de un estado completo de la máquina virtual. Esta posiblidad nos permite jugar en el tiempo con el estado de la máquina, realizar copias de seguridad, diferenciales... todas las ventajas de la virtualización.

En ocaciones es posible que el espacio ocupado por todos estos movimientos empieza a quedar pequeño, pese a eliminar puntos de control obsoletos no siempre se realiza la acción correspondiente en los ficheros de disco duro, creandose archivos diferenciales:

Lo primero que buscamos es el disco que queremos combinar, para ello desde la configuración de la máquina virtual tenemos que apunta a un fichero AVHDX en lugar de un VHDX pese a no tener puntos de control en activo:

 

Este es el último punto de control que utiliza, a partir de aquí debemos navegar pulsando en el botón "Inspeccionar" para conocer el siguiente fichero padre, de esta manera tendremos el árbol correcto de los discos. Es importante NO UTILIZAR la fecha de modificación de los ficheros AVHDX para establecer el orden de combinación, dependerá del uso que hayamos tenido del árbol de puntos de control que coincida o no con el real:

Una vez aclarado el orden, dependiendo de la versión de Hyper-V podremos hacerlos con la máquina encendida o apagada. Buscaremos la opción de "Editar disco...". Seleccionando desde el primer nodo (el que apunta directamente nuestra máquina virtual) y los siguientes EN ORDEN:

La opción de "Combinar" solo nos aparece al seleccionar un archivo diferencial AVHDX, a partir de entonces seguiremos la misma operación de manera secuencial sobre el resto de archivos.

 

Una vez finalizado el proceso, recuerda apuntar al nuevo último punto de combinación que hayas dejado.

Revisa la configuración de replicación si esta activada con otra máquina antes de proceder con la combinación de discos.

Creación de PFX a partir de clave pública y privada

En entornos Windows la encapsulación de certificado en ocasiones suele ser algo complicada en algunos contextos. En este en concreto, plantemos unir un certificado CER/CRT (es lo mismo) recibido con la clave pública con otro archivo con las claves privadas en un único archivo PFX

En ocasiones se utilizan diferentes extensiones para los certificados, lo primero es identificar cada fichero, podemos abrirlos con bloc de notas y reconocer las cabeceras:

Certificado público (micertificado.cer):

-----BEGIN CERTIFICATE-----
MIIFszCCBJugAwIBAgIQCn/RxfJgDNYmoD7jyCSfGjANBgkqhkiG9w0BAQsFADBe
...BLOQUE DE TEXTO...
KPYJupIYuFSDoL/C77KF9zntk1gft5o=
-----END CERTIFICATE-----

Clave privada asociada (clave.key):

-----BEGIN RSA PRIVATE KEY-----
MIIEpQIBAAKCAQEAzHvXgg7VbCHXDSihNDx3q5GrNhDhnw2IAU/z259t6wi+gTjv
..BLOQUE DE TEXTO...
PEMYrxRR46jUuQqNpqYqYk5Trg6dtjKf6/82caESpr1vYG0uErwXTow=
-----END RSA PRIVATE KEY-----

Necesitaremos varias herramientas:

  1. pvk2pfx en SDK Windows, en este caso de Windows 10 pero esta disponible para otras versiones
  2. Utilidad PVK de Stephen N Henson [mirror 1]

A partir de nuestro archivo de claves privadas (clave.key) generaremos un archivo PVK ejecutando (C:\Program Files (x86)\Windows Kits\10\bin\x64\):

PVK.exe -in clave.key -topvk -out misclaves.pvk -strong

Nos pedirá que introduzcamos una contraseña. Con los dos ficheros misclaves.pvk + micertificado.cer ejecturemos contra la herramienta del SDK asegurando las rutas de acceso:

pvk2pfx.exe /pvk misclaves.pvk /spc micertificado.cer /pfx MiCertificadoCompleto.pfx

 

Ya tendremos unificado en un fichero toda la información.

 

Manual Pvk2Pfx